¡Gracias!

Llega el mes de junio, empieza el calor, se acercan las vacaciones… y, como siempre que termina un curso escolar, llega el momento de hacer balance.

A lo largo del curso 2011-2012 se han triplicado las visitas a nuestro Blog de lectura y hemos descubierto con sorpresa (y alegría) que no solo han aumentado las visitas de familias del Colegio sino que también tenemos seguidores en otros lugares. Cada día recibimos visitas desde Méjico, EE.UU, Francia, Argentina, Reino Unido, Colombia, Holanda, Canadá,  Alemania, Perú… y muchos países más.

En Leo, leo ¿qué lees? estamos muy contentos, así que queremos compartir con vosotros nuestra satisfacción y, por supuesto, daros las gracias.

A los profesores que colaboran con el Blog compartiendo con todos las actividades que realizan, a los que se han convertido en editores de libros, jurados de concursos de poesía, directores de teatro, guionistas, a los que han animado a sus alumnos a escribir… y a los que cada día tratan de contagiarles su propia pasión por la lectura.

A los alumnos que han participado con entusiasmo en las actividades que se han organizado en el Colegio (Teatro, Mercadillo, Día del libro…) y a los que han querido publicar en el Blog sus relatos, poemas y otras creaciones.

A las familias que nos visitan y nos leen y que colaboran con nosotros en las actividades, a los padres que cuentan historias a sus hijos, a los que leen con ellos o los animan a leer y a todos los seguidores que  comparten con nosotros sus comentarios, sus sugerencias y sus ideas.

A todos, en fin, los que no pueden vivir sin los libros.

¡Gracias!

Con vuestro apoyo seguiremos trabajando con ilusión y entusiasmo y apostando por la lectura.

Anuncios

Jóvenes creadores: Microrrelatos de terror

Se nos ha puesto la piel de gallina al leer estos relatos de miedo escritos por alumnos de 2º de ESO. Aquí iremos publicando algunos.

“La sombra del reloj”

Me desperté sudando como cada vez, a media noche, desde que vi… no lograba recordarlo.Caminé hacia la cocina y ahí estaba, ese reloj…… daban las doce, su tic… tac… chirriante y aterrador se amplió y desperté del trance al que estaba sometido y lo recordé todo…….. Su cara monstruosa y desgarrada, sus manos grises y negras…. ¡todo! Empecé a sudar y lo vi todo negro, la mano se me estaba acercando y me agarraba de la pierna. El corazón me empezó a latir con fuerza y quise gritar y despertarme de esa pesadilla, pero no podía. De repente, sentí como si me cayese de un rascacielos y me hubiera muerto, pero seguía vivo, atrapado, y de repente…. ¡VICTOR A DESAYUNAR!
Fui a la cocina y de nuevo el TIC……TAC….TIC…

Inés Elvira

Sali de casa y me dirigi al parque donde corría todos los días.
No debería haber ido, estaba muy cansada. De repente alguien apareció de la nada, haciendo que me diera un fuerte golpe con el suelo. Lo que ocurrió en la siguiente hora y media no lo puedo contar, ya que no lo recuerdo, sólo se que cuando me levanté pidiendo ayuda no había nadie, y creía haber oído algunos ruidos extraños y una sombra entre los arbustos. Me levanté temblorosa, pero enseguida me volví a tumbar. Había un charco de sangre en el suelo, junto a lo que parecía un cuchillo. Me levanté y salí corriendo. Sentía que la sombra me seguía en los arbustos, pero no le hize caso. Solo quería salir de allí.

Cristina Rodríguez

NO TENGO MIEDO

Estaba solo en casa. Eran las diez de la noche y era viernes Yo estaba descansando en mi cuarto cuando, de repente, oí que un ruido que venía del piso de abajo. Yo no me atreví a salir de mi cuarto. De pronto alguien o algo abrió la puerta muy despacio, pero yo no vi a nadie. Cuando quise a cerrar la puerta, algo me lo impidió y me obligó a mirar hacia el espejo. Por fin lo vi. Era HARRY JOY…

Joao Pires

“La Garramancha”

Junto a un camino, entre dos pueblos, existe una iglesia en ruinas de la que, en las noches de frio invierno, salen unos terribles lamentos.

Esta es la historia de la “Garramancha”, una mujer de triste figura, que tenía un ojo tuerto. Marcada por tal desfiguración en su rostro era despreciada por la gente de la comarca. Ella se pasaba las horas sentada delante de una ventana, alguna vez se asomabay escupía a los chiquillos que pasaban por allí. Cierto dia arrojó todos los muebles por la ventana y la gente, creyendo que estaba totalmente loca, la encerró en la torre de la iglesia en ruinas. Un día mis amigos y yo fuimos con las bicis hasta las ruinas. Pedro, mi amigo, fue el único que se atrevió a entrar y dijo que, en la torre, había visto un ojo que le miraba intensamente. Nosotros salimos corriendo.

Mi abuelo dice que si te mira el ojo de la “Garramancha”, tienes que tirarle  piedras  hasta que lo cierre,  si no lo haces aparecerás muerto…

Nosotros no lo sabíamos…

Hoy es jueves. Pedro ha muerto.

Andrés Martínez

Cuando desperté, seguía ahí. Tenía los ojos abiertos, la piel pálida y unos colmillos llenos de sangre. Pensé que estaba muerto. Me levanté y empecé a caminar con mucho sigilo hacia la puerta y cuando me faltaba un paso para salir, noté que algo me tiraba del pie. Era él y estaba vivo. Me entró el pánico y quise gritar y pedir ayuda pero por mas que intentaba no podía. Me di la vuelta y, en ese mismo instante, estaba encima de mí. Todo pasó muy deprisa, en una milésima de segundo. Me mordió. Ahora soy una vampira y si lees esto echa a correr porque no muy lejos de ahí estaré YO…..

Alisson Veizaga